Antes de jugarse la semana 16 de la ronda regular, los Patriots de New England pasaron por un bache importante. Una situación en la que para semejante dinastía sólo había espacio para la reacción.

Derrotas como visitantes en las semanas 14 y 15 ante los Dolphins de Miami (34-33) y contra los Steleers de Pittsburgh (17-10), respectivamente, hizo que los dirigidos por Bill Belichick se hicieran un llamado de atención.

“Se nos estaba agotando el tiempo'”, dijo el safety Devin McCourty, uno de los capitanes del equipo, que antes de la crucial semana 16 tenía marca de 9-5.

Cambios en la ofensiva y defensiva

Dos cambios importantes hizo New England para los últimos dos partidos de la primera parte de la temporada: enfocarse más en el juego terrestre para darle descanso al brazo del estelar mariscal de campo Tom Brady y ajustar al equipo defensivo. Y como si se tratara de un vehículo, Patriots cambió de velocidad.

En la semana 16 derrotaron 24-12 a los Bills de Buffalo y en la 17 sólo permitieron tres puntos de los Jets de Nueva York, a quienes les anotaron 38.

New England encabezó el Este de la Conferencia Americana (AFC) con récord de 11-5 y sólo tuvo que dar dos pasos más para clasificar por tercer año seguido al Super Bowl: superaron cómodamente en la ronda divisional a los Chargers de Los Ángeles 41-28 y en el duelo por el campeonato de la AFC vencieron en tiempo extra 37-31 a los Chiefs de Kansas City.

Tom Brady reconoció que correr con el balón fue “parte importante de nuestro juego”. “Teníamos que jugar duro. Eso sirve para cualquier clima, cualquier condición, cualquier ambiente, cualquier estadio”, explicó el quarterback, quien ha ganado cinco anillos de campeón y jugará su noveno Super Bowl.

“Encontramos el modo de jugar a nuestro mejor nivel en los últimos cuatro partidos. Buffalo, Jets, tuvimos la semana libre, gran partido ante los Chargers, jugamos realmente bien ante los Chiefs. Vamos a necesitar un partido grande más”, expresó Brady, refiriéndose finalmente al Super Bowl LIII, en el que enfrentarán a los Rams de Los Ángeles el domingo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Los Ángeles.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Reportero multimedia de deportes en Diario Panorama y redactor de NFL en Hispanic Sports Media

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *