Ya hemos hablado de que esta temporada podría ser la mejor de este siglo, sin embargo eso no quita algunas sorpresas y algunas decepciones en esta temporada. Aquí unas cuantas sorpresas y decepciones de lo que va de temporada en la NBA:

 

Sorpresas

1. El porcentaje de triples de Marcus Morris

decepciones

Los Boston Celtics empezaron la temporada con decepciones, las expectativas eran altísimas y el equipo no estaba respondiendo como se esperaba. Fue recién cuando el coach Brad Stevens se vio obligado a realizar un par de cambios a la rotación que empezaron a carburar y recuperar el terreno perdido. Uno de esos cambios fue la inserción de Marcus Morris en la alineación titular. Morris siempre ha sido un jugador que aporta una muy necesaria rudeza a la identidad de sus equipos. Este año, esa rudeza le agregó pelea a unos Celtics, en principio, más refinados. Pero, adicionalmente, Morris está encestando más de dos triples por partido y lo está haciendo con una eficiencia de casi el 45%, ambas marcas las mejores de su carrera. A estas alturas, ya sabemos la importancia que tiene un defensa interno aguerrido que además pueda anotar un alto porcentaje de triples. Y, esta temporada, Morris se ha convertido en uno de los más valiosos de dicha casta.

 

2. La resurrección de Derrick Rose

decepciones

La carrera de Rose se asemeja a la de tantas otras estrellas que fueron descarriladas por lesiones serias. Al año siguiente de ser elegido como Jugador Más Valioso de la liga, se lesionó el ligamento anterior cruzado y nunca fue el mismo, llegando incluso a quedar fuera de la liga. Esta temporada, improbablemente, Rose está alcanzado niveles similares a los conseguidos antes de su fatídica lesión, mejorando incluso sus porcentajes de eficiencia en triples (ampliamente), tiros libres y tiros de campo. Además, protagonizó uno de esos momentos que te hacen enamorarte del deporte. En su regreso a Chicago, producto del cántico de MVP del estadio completo, se le escapa una sonrisa, reflejo de algo que todos quisiéramos sentir alguna vez en nuestras vidas: redención.

 

3. El porcentaje de tiros libres de DeAndre Jordan

decepciones

Quizás sea el cambio de aires del escrutinio constante de Los Ángeles a la actitud más relajada de Dallas o quizás sea por el cambio visible en su mecánica de tiro (en particular, el posicionamiento de sus pies), la realidad es que DeAndre está obteniendo el mayor porcentaje de efectividad desde la línea de libres de toda su carrera. Y de lejos. Su porcentaje de libres histórico es de 45.6%, este año está encestando más del 70% de sus tiros libres, una mejora de casi 25%. Esta marca lo coloca por encima de jugadores como Dwyane Wade, John Wall o, incluso, Giannis Antetokounmpo. Veremos si logra sostener tal nivel de eficacia a lo largo del 2019.

 

4. El aporte de Danny Green

decepciones

Mucho se comentó de la llegada de Kawhi Leonard a los Toronto Raptors, la presencia de Green en la transacción una mera anécdota de cuadre de salarios. Sin embargo, en este inicio de temporada, los Raptors se posicionan como el equipo con más victorias de la liga y el verdadero ingrediente secreto es Danny Green. Recordarán quizás a aquel jugador, miembro de los Spurs campeones del 2014, que anotaba triples insolentes, defendía al mejor jugador perimetral del rival, metía tapas clave y que, en líneas generales, representaba el jugador perfecto para el sistema de Pop. Ese jugador está de vuelta, esta vez ayudando a los Raptors a alcanzar un nivel superlativo con todos esos aportes intangibles que muchas veces pasan desapercibidos para el fanático ocasional pero que son tan necesarios para cultivar una cultura ganadora.

 

 

Decepciones

 

1. La crisis de los Golden State Warriors

decepciones

Si bien la situación aún no amerita entrar en pánico, esta temporada ha sido, por admisión propia, la más difícil que le ha tocado vivir a Steve Kerr desde que está al mando del equipo. De hecho, la debacle Green vs Durant representa, de lejos, el punto más bajo en lo que va de temporada. Parte del problema es que el equipo no ha sabido fortalecer su núcleo con piezas complementarias, mientras que los demás equipos sí han puesto énfasis en construir planteles más profundos. Golden State está en crisis y esta temporada el Oeste está más competitivo que nunca, con 14 equipos luchando por un lugar entre los 8 privilegiados que pasan a Playoffs. Si no logran corregir el rumbo pronto, podrían ser destronados.

 

2. El porcentaje de triples de Klay Thompson

decepciones

Este es justamente uno de los principales problemas del equipo. Tradicionalmente, la precisión de Klay permitía abrir muchos espacios para el resto del equipo pero, esta temporada, esa garantía simplemente no existe. En efecto, Klay está encestando el porcentaje de triples más bajo de toda su carrera, y por mucho. Cuando, en años pasados, aseguraba más del 40% de sus triples, este año no llega ni al 35%. Algunos jugadores que están encestando un mayor porcentaje de sus triples: Marcus Morris, Harrison Barnes, Brook Lopez, Blake Griffin, LeBron James e, incluso, el errático Tim Hardaway Jr. Si no logra recuperar su nivel, los equipos rivales dejarán de preocuparse por él y eso le hará las cosas mucho más difíciles a Kevin Durant y Steph Curry.

 

3. El porcentaje de tiros libres de Russell Westbrook

decepciones

Esta temporada, Westbrook se ha reinventado en cierta medida, está tomando ligeramente menos disparos, intentando de esta manera involucrar más a sus compañeros en el juego. Curiosamente, esta nueva actitud de Westbrook le está rindiendo frutos pues, a parte de su promedio anotador, el resto de sus estadísticas prácticamente no se han visto afectadas: sigue, increíblemente, promediando un triple doble, toda vez que lidera la liga en robos por partido. Adicionalmente, sus Thunder están 3eros en el Oeste y se encuentran entre los mejores equipos de la NBA en rating defensivo. Sin embargo, su eficiencia desde la línea de libres sí ha sufrido una caída brutal. En efecto, para su carrera Westbrook encestaba más del 80% de sus libres, esta temporada su efectividad ha bajado casi en un 20%, hasta el 60% de acierto. Dentro de todo lo positivo sucediendo con él y su equipo, este dato podría pasar desapercibido, pero tendrán que tener mucho cuidado pues esta variable podría ser de vital importancia cuando se jueguen partidos cruciales con finales reñidos, específicamente en Playoffs, podría ser una de las peores decepciones.

 

4. La desaparición de Carmelo Anthony

decepciones

El año pasado, ya había quedado evidenciada la incapacidad de Carmelo de amoldarse en un nuevo rol y de encajar en un equipo en el que él no fuese el protagonista. Sin embargo, con un nuevo año y al lado de uno de sus mejores amigos, Chris Paul, se le presentó una oportunidad inmejorable para redimirse. Lastimosamente, el experimento no funcionó. Luego de 10 partidos, los Rockets decidieron prescindir de sus servicios. Casos como este, donde una súperestrella debe enfrentarse a su mortalidad deportiva inminente y es incapaz de evolucionar, no son raros, se nos viene a la mente los casos de Allen Iverson o Latrell Sprewell, por ejemplo. Pero es mucho más común que el jugador logre entender la situación y aceptar un nuevo rol, quizás como una pieza de recambio situacional o simplemente como un mentor para los jóvenes. De hecho, aún hay franquicias de la NBA interesadas en Carmelo, siempre y cuando esté dispuesto a adaptarse a lo que necesite el equipo de él, y no al revés. Mientras tanto sigue siendo una de las lamentables decepciones.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Futuro periodista venezolano, amante de los deportes - @sebastian0209 en Twitter y en IG @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *