El escolta argentino Manu Ginóbili no volverá a competir más en la NBA tras anunciar su retirada después de 16 temporadas con los Spurs de San Antonio y ganar cuatro títulos de campeones, pero su legado está garantizado dentro del mejor baloncesto del mundo. A sus 41 años, Ginóbili, reconoció que la exigencia de la competición de la NBA ya era demasiado para su edad y su ética profesional le dijo que era el momento del adiós. Lo hace cargado con unos logros deportivos colectivos y jugadas inolvidables a lo largo de toda su carrera, que le aseguran ser un futuro miembro del Salón de la Fama.

 

adiós

Ginóbili cierra sus días profesionales en San Antonio como líder histórico de la franquicia en triples anotados (1.495) y robos (1.392). También termina en puesto de honor en cuanto a partidos jugados y rebotes conseguidos (tercero), minutos disputados, tiros libres anotados y asistencias (cuarto) o en puntos y canasta conseguidas (quinto). En las casillas importantes, su nombre se codeo con los mejores. Ginóbili termina su carrera como 93º jugador con más partidos en la NBA (1.057) y 165º anotador histórico (14.043 puntos).

El desmembramiento de una dinastía aparentemente inperecedera en San Antonio está siendo dolorosa para todos los aficionados a la NBA, más allá de la especial cercanía que afecta a los seguidores del equipo. Cualquier amante del buen baloncesto no puede evitar formar una sonrisa al recordar los buenos momentos con los que la franquicia más modélica y consistente de la liga ha estado dos décadas maravillándonos. Esa sonrisa se va transformando poco a poco en un gesto de consternación al situar la memoria sobre los últimos acontecimientos vividos en los Spurs con su eterno Big Three: primero la retirada de Duncan, después la salida dirección Charlotte de Tony Parker y, por último, el adiós a las pistas de Manu Ginóbili.

El escolta argentino ya coqueteó con la retirada el verano pasado, pero aguantó un año más. Aunque le costó coger ritmo, estuvo entonado en varios tramos de la temporada y nos regaló sus últimos retazos de magia. Y al igual que supo extender su carrera, ha sabido escuchar a su cuerpo y decir “basta” mientras aún estaba lo suficientemente arriba. San Antonio, ya sin Leonard y sin el trío que tantas alegrías ha traído a la ciudad, avanza ahora en una nueva dirección, pero el legado de Ginobili, al igual que el de Duncan y el de Parker, nunca se olvidará. De momento ya se ha confirmado que el próximo mes de marzo el número 20 de Manudona será retirado; quién sabe si ese evento, al igual que su retirada en 2018, se convertirá en uno de los acontecimientos del año que viene.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Futuro periodista venezolano, amante de los deportes - @sebastian0209 en Twitter y en IG @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *