Cinco temporadas consecutivas entrando en PlayOffs. Tres de ellas por encima de las 50 victorias y la última rozando las 60. Dos derrotas en primera ronda de postemporada seguidas de tres eliminaciones a manos de los Cavaliers de LeBron James. Esta diferencias entre regular season y Playoffs ha marcado la hoja de ruta seguida en Toronto durante el último lustro. ¿Cómo confiar en la misma franquicia otro año más? O, para ser más exactos, ¿cómo confiar en el mismo sistema?.

diferencias

Se necesitaban, al menos, dos cambios, y dos cambios llegaron: la apuesta a todo o nada por Kawhi Leonard y la llegada de Nick Nursey como nuevo entrenador jefe. La sombra de un posible fracaso revoloteaba por Canadá, pero después de casi dos meses de temporada podemos certificar el éxito de la propuesta. Son muchos los factores de la evolución de unos Raptors que encabezan la competición en solitario: desde la nueva dimensión que Kawhi brinda al ataque hasta la redescubierta faceta de Lowry como distribuidor, pasando por el amplio abanico de defensores exteriores. Pero hay un aspecto especialmente interesante e incluso inesperado: la pintura de la franquicia canadiense, pese a contar con los mismos integrantes, y que tiene muchas diferencias a la de la temporada pasada.

 

Mismos jugadores, diferencias en los roles

diferencias

Los Raptors no han modificado su juego interior respecto al último año, pero si hay muchas diferencias. Serge Ibaka, Jonas Valanciunas y Pascal Siakam están siendo los tres únicos interiores puros con minutos (el papel de Greg Monroe está siendo testimonial). Pero el rendimiento de un jugador puede variar drásticamente dependiendo de la estructura en la que se le incluya, y los ligeros retoques de Nursey están surtiendo el efecto deseado. Este dato habla por sí solo: la temporada pasada, Ibaka y Valanciunas compartieron pista durante 20.5 minutos por partido; este año, su presencia simultánea está siendo prácticamente inexistente. Donde antes había una pareja titular formada por estos dos jugadores, ahora nos encontramos con una pintura donde ambos desempeñan exclusivamente funciones de ‘5’ y no comparten pista en ningún momento.

Los resultados hablan por sí solos: tanto Ibaka como Valanciunas están haciendo su mejor temporada en anotación (16.4 y 12.9 puntos por partido respectivamente), con el primero disputando los mismos minutos que el año pasado, 27.5, y el segundo en un mínimo de carrera con 19.2. La utilización de ambos jugadores como pívots es interesante al tratarse de dos perfiles diferentes que plantean distintos escenarios al rival; además, al tener una presencia interior más marcada, favorecen la creación de espacios y la utilización de jugadores abiertos que oxigenen el ataque.

Valanciunas está disputando tres minutos por partido menos que el último curso, pero está produciendo más: intenta los mismos tiros (casi 9 por partido) con casi idénticos porcentajes al tiempo que su usage ha pasado de 22.1% a 24.8%, el segundo más elevado de la plantilla solo por detrás de Leonard. Por extensión, lo mismo ocurre con un Ibaka que ha pasado del 18.8% al 23.5% y está intentando dos lanzamientos más por partido que la temporada pasada. Uno de los aspectos que más se le han achacado al jugador español durante los últimos años ha sido su tendencia a acomodarse en la media distancia y alejarse cada vez más de la zona. Su nueva denominación exclusiva, la de pívot, ha potenciado esa influencia interior que se le demandaba: si la pasada temporada solo anotaba el 36.1% de sus puntos en la pintura, en la actual se va hasta el 55.2%, su dato más alto desde el curso 2011-12. Este acercamiento al aro aumenta la efectividad de sus lanzamientos y le sitúa en casi un 62% en tiros de dos, la mejor marca de su carrera.

 

La defensa

diferencias

Estos tres jugadores ofrecen un gran abanico de posibilidades ofensivas, quizás con el asterisco del lanzamiento exterior, al tiempo que son muy físicos en el otro costado de la cancha. La franquicia canadiense, séptima en rating defensivo (105.8), solo permite 46.2 puntos por partido en la pintura, también séptimo mejor dato de la liga. Además, son el tercer mejor equipo defendiendo a menos de seis pies del aro (1,83 metros), permitiendo un 58.5% de acierto al rival, y el mejor a menos de diez pies (algo más de 3 metros) con un 52.6%.

En esta gran labor defensiva está siendo clave un Jonas Valanciunas que poco a poco se está desprendiendo de su etiqueta de jugador irregular. El lituano está registrando el mejor defensive rating de la plantilla con 101.1, también el mejor dato de su carrera con diferencia. Ibaka, por su parte, lleva años desconectado de su idilio con los tapones que le puso en el mapa en sus primeras temporadas (este curso está en 1.3 por partido), pero sigue siendo un buen protector de pintura y forma con Siakam una pareja interior muy física. Lo más interesante es la garantía que ofrecen defendiendo las inmediaciones del aro que explica la condición de élite de los Raptors en esa distancia, donde Valanciunas es el segundo mejor pívot de la liga (solo permite un 47.3% de acierto) e Ibaka el undécimo con un 50.7%.

El desplazamiento de Valanciunas a la segunda unidad, que parecía un simple experimento de Nick Nursey para probar distintas combinaciones, ha conseguido dar con la tecla. La pintura se ha revitalizado con la explosión de Siakam y los tres jugadores se han visto potenciados para desplegar sus facetas más efectivas: el camerunés ejerciendo como pegamento defensivo y mostrando una polivalencia sorprendente en ataque; Valanciunas aprovechando sus frecuentes emparejamientos con los suplentes del rival para producir más en menos minutos; e Ibaka renegando de su progresivo alejamiento del aro para volver a ser una fuerza en la pintura. Estos ajustes están siendo un elemento clave en el éxito de unos Raptors más en forma que nunca. Y es que no siempre hace falta cambiar jugadores para alterar una dinámica; a veces, cambiar y no hacerlo pueden significar lo mismo y provoca muchas diferencias.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Futuro periodista venezolano, amante de los deportes - @sebastian0209 en Twitter y en IG @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *