Miami, Doha o Asunción. Tres ciudades entraron en la ronda para definir la sede de la vuelta de la final de la Copa Libertadores de América. Lo único seguro: en Argentina no se jugará el River-Boca de la discordia.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Alejandro Domínguez, indicó este martes que se maneja las fechas de 8 o 9 de diciembre, recalcando que el país de los finalistas no recibirá el partido, luego de los desórdenes ocurridos el pasado fin de semana.

“El partido se jugará, si se juega, porque está sujeto a fallo disciplinario, fuera del territorio argentino. No están dadas las condiciones para que se juegue en la Argentina”, indicó Domínguez en su exposición ante los medios, sin permitir preguntas de los comunicadores.

La danza de la nueva sede de la Libertadores

Los nombres de las posibles sedes surgieron por reportes de la prensa, basadas en fuentes de la Conmebol. Asunción surge por ser la sede de la confederación; Miami es una opción, ya que fue una de las ciudades que albergó la Copa América Centenario; Doha, es capital de Qatar, organizadora del Mundial de 2022 e invitada a la Copa América Brasil 2019.

Domínguez habla sobre la decisión de la Comisión Disciplinaria de la Conmebol, que fallará sobre la responsabilidad de River en el ataque sufrido por los jugadores de Boca Juniors antes del duelo del pasado sábado.

La ida en La Bombonera finalizó 2-2.

Boca espera ser campeón en el escritorio

Daniel Angelici, presidente de Boca, advirtió que esperarán no solo la palabra de la Comisión Disciplinaria, sino del Tribunal de Arbitraje Deportivo, sobre la disputa de la final.

“No aceptamos jugar ningún partido hasta que el tribunal se expida y no estamos de acuerdo con que se que haya establecido fechas porque no tenemos cabeza para jugar una final”, apuntó el jerarca xeneize.

Boca se apoya en el antecedente de la semifinal contra River de 2015. Los Millonarios fueron atacados con gas pimienta en La Bombonera: la Conmebol los dio como ganadores de esa serie. A la postre conquistarían la Copa.

Rodolfo D’Onofrio, presidente de River Plate, no emitió declaraciones.

La novela de la final continúa, mientras el tiempo sigue corriendo en contra, con el Mundial de Clubes a la vuelta de la esquina.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Periodista marabino, aficionado a la historia.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *