Spurs y Raptors han acordado el trade de Kawhi Leonard a cambio de DeMar DeRozan. Se habría cerrado en las últimas horas abriendo la puerta de Toronto. Por sus contratos, los Spurs parecen salir beneficiados a pesar de perder a su estrella.

Ni Lakers, ni Celtics, ni Clippers ni Sixers, ni por supuesto Spurs. Kawhi Leonard jugará la próxima temporada en Toronto Raptors. Los canadienses han acordado un traspaso con San Antonio a cambio de su pez más gordo, DeMar DeRozan, al que se suma el pívot Jakob Poeltl y su primera ronda de 2019, protegida entre los puestos 1 y 20. Los Spurs mandan además también a Danny Green a Canadá. La última clave del traspaso es que si la primera ronda que recibe Spurs no resulta este año por la protección, se transformará en dos segundas rondas futuras.

Se pone así fin de forma sorpresiva al culebrón Kawhi. El jugador, que solo disputó 9 partidos la temporada pasada, quería salir de San Antonio después de sus discusiones sobre una lesión en el cuádriceps que el alero decidió tratar de forma autónoma con un equipo de médicos externo. El ambiente había empeorado y aunque en un momento Lakers y Sixers se posicionaron como mejores pretendientes, a comienzos de esta semana surgió la opción Toronto.

En los Raptors, tras el despido de Dwayne Casey (luego elegido entrenador del año) esto solo se puede ver como un borrón y cuenta nueva. Se deshacen de su jugador franquicia y de un interior prometedor y trabajador en defensa a cambio de un Kawhi que solo tiene un año de contrato por delante más una opción de jugador y Green, quien también acaba contrato en 2019. El movimiento parece claramente peor para los canadienses, sobre todo si es cierto lo que dice Charania, que apunta que Kawhi no querría jugar en Canadá y saldrá a la agencia libre sí o sí el próximo verano.

 

¿Quién gana en el traspaso?

Parece que San Antonio, que recibe además el complemento de Poeltl con contrato por dos años más al menos y la posible ronda, ha salvado con creces la rebelión de su jugador franquicia. Toronto, por su parte, deberá ver qué hace con Lowry y cómo construye un equipo que podría tener solo un año de caducidad. Parece que Ujiri y compañía se la han jugado todo a una a intentar convencer a Kawhi a lo largo de este año para que renueve.

Eso sí, hay algo importante, Kawhi era un activo tóxico en San Antonio por su decisión, pero DeRozan también ha publicado en Instagram, al conocer las conversaciones, varias publicaciones donde afirmaba sentirse traicionado por los Raptors. Veremos cómo cuaja todo anímicamente.

Tampoco es un trato completo para San Antonio. De haber conseguido a Anunoby, como parecía al principio, el trade habría cerrado prácticamente su plantilla. Ahora deberán rellenar el hueco dejado también por Green en la plantilla.

El trade en cualquier caso viene condicionado por la salud y el pensamiento de Kawhi. Si es verdad que Leonard no deseaba jugar en Toronto, Spurs ha ganado entregando una pieza a un equipo que tampoco lo retendrá y consiguiendo un All-Star como DeRozan con años asegurados en su contrato. Si Kawhi, que viene de una temporada prácticamente en blanco, da su mejor nivel, es otro cantar. ¿Cómo habríamos valorado este traspaso el año pasado antes de todo el culebrón? Esa es otra de las preguntas abiertas.

En el aire queda ver cómo puede afectar este traspaso a las dos Conferencias: ¿Son los Spurs un rival de primer nivel en el Oeste con su nuevo grupo? Con Kawhi sano y entero, ¿pueden ser los Raptors el verdadero rival desde el Este? Ambas cuestiones que solo resolverá el tiempo.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Futuro periodista venezolano, amante de los deportes - @sebastian0209 en Twitter y en IG @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *