La selección inglesa de Gareth Southgate, que logró su clasificación para los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 derrotando en los penaltis a Colombia (3-4 tras el empate 1-1) derribó su primer muro, el de superar una fase eliminatoria mundialista doce años después.

A los ‘Tres Leones’ de Southgate, un equipo al que no se le discutía la calidad, la juventud y las buenas sensaciones -amén de la capacidad goleadora de su estrella y capitán, el delantero Harry Kane que volvió a marcar de penalti y ya lleva seis tantos en Rusia 2018-, todavía les faltaba superar un examen de nivel.

Ante la Selección Colombia tuvieron que lidiar con un partido espeso, a cara de perro, de pocas ocasiones y mucha batalla. Un duelo en el que se adelantaron gracias a un agarrón de Carlos Sánchez a Kane en el área que el árbitro estadounidense Mark Geiger vio como penalti y que transformó el capitán inglés.

La prueba de carácter fue completa cuando el defensor del Barcelona Yerry Mina, inadvertido en su primera temporada el club español pero líder de la defensa cafetera y goleador este Mundial con tres tantos, anotó la igualada en el tiempo añadido.

Sobreponiéndose a una Colombia rearmada por la oportunidad final que le brindó su central, Inglaterra supo buscar sus opciones, especialmente en la segunda mitad de la prórroga, con un centro-chut de Danny Rose que a punto estuvo de colarse en la portería del portero colombiano David Ospina.

En la tanda de lanzamientos, una nueva demostración de resiliencia, como la definió Southgate tras el partido. El fallo de Jordan Henderson, a quien Ospina le adivinó el lanzamiento, ponía a Colombia en ventaja. Pero un lanzamiento de Mateus Uribe al larguero y una parada de Jordan Pickford a Carlos Bacca dio una nueva a los ‘Tres Leones’, que no la desaprovecharon.

La Inglaterra de Southgate pasó de ronda eliminatoria a través de los penaltis por primera vez en su historia en los Mundiales, algo que solo había logrado una vez en un gran torneo: los cuartos de final de la Eurocopa de Inglaterra 1996 contra España en Wembley.

Desde Alemania 2006 no superaba el conjunto inglés una fase eliminatoria mundialista. Entonces, la generación de los David Beckham, Frank Lampard, Rio Ferdinand, Steven Gerrard y Wayne Rooney se impuso a Ecuador; aunque su camino se interrumpió en la siguiente ronda, por los penaltis contra Portugal, cuando fallaron Lampard, Gerrard y Jamie Carragher.

Con la clasificación, los ‘Tres Leones’ de Southgate se quitan de encima la presión de tener que demostrar que las buenas sensaciones eran algo más que eso, una obligación acrecentada tras la derrota ante Bélgica 0-1 y la elección de alinear un equipo plagado de suplentes.

Sin embargo, en esta nueva fase en la que les espera Suecia en Samara el 7 de julio, adquieren una nueva responsabilidad: la de aprovechar un itinerario a las semifinales que los medios ingleses y la opinión pública califican como benévolo, ya que son el único campeón del mundo en su lado del camino hacia la final, en la que también siguen en carrera Rusia y Croacia, el otro duelo de cuartos.

No obstante, su próximo desafío es una selección escandinava que presenta un bloque compacto y bien armado defensivamente que apeó ayer a Suiza, un partido en el que necesitarán lo mejor de jugadores veloces e imaginativos como Dele Alli, Raheem Sterling o Jesse Lingard, ya que Harry Kane estará franqueado por las torres suecas.

Si superan esa instancia, Inglaterra se pondría en su mejor situación desde hace 28 años, cuando llegó a las semifinales en el Mundial de Italia 1990. Un nuevo muro para derribar frente a los ‘Tres Leones’ de Gareth Southgate.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *