El clamor popular falló. El “Fuera Osorio” era tendencia en las calles y las redes de México. La simpatía no esta del lado del colombiano que, pese a ir a buen ritmo en su ciclo como entrenador del Tri, nunca gozó de popularidad.

Prensa y fanáticos le recriminaron cada fallo y optaron por darle la espalda a cada conquista. La sombra de la goleada de Chile en la Copa América Centenario fue suficiente para que la sombra cayera sobre el colombiano, pero la redención llegó.

Los norteamericanos conquistaron una de las victorias más importantes de su historia: 1-0 sobre Alemania, campeón del mundo, su rival más complicado en el grupo y sobre todo un escollo que de por vida ha seguido al combinado azteca: la debilidad de carácter.

Pero Juan Carlos Osorio planteó el partido perfecto y los suyos lo ejecutaron. Fueron varias las explicaciones tácticas del antológico triunfo: Carlos Vela como conductor fue una pesadilla, siempre lejos de las duplas Hummels-Boateng y Kroos-Khedira; Javier Hernández moviéndose por todo frente de ataque y sin lugar para ser referenciado; todo sumado al talento de Hirving Lozano, Andrés Guardado y Héctor Herrera.

La victoria fue heroica y sufrida, en el segundo tiempo México se aferró al orden y al pundonor pero no puede quedar solo esa imagen. La primera parte fue para grabarla con una selección que impuso condiciones, conociendo sus debilidades y explotando sus fortalezas, algo que solo puede resultar gracias al estudio de un gran estratega.

“A los que siempre han apoyado trataremos de darles más alegrías; y a los que no, trataremos convencerlos de que se pueden lograr resultados y triunfos como los de hoy”, anunció Osorio.

El seleccionador mexicano subrayó asimismo que de su parte “siempre existirá el crédito para los jugadores”. “Lo vamos a celebrar responsablemente y vamos a recuperarnos bien para preparar el próximo partido”, sentenció.

México encamina su clasificación y sueña con el primer lugar del grupo que lo lleve a una mejor llave en octavos de final que le permita llegar al soñado quinto partido. Todo de la mano del poco querido Osorio, quien va consiguiendo su redención.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *