Luego de pasar la marca de los 40 partidos en la temporada 2018, analicemos la situación de los Blue Jays y sus posibilidades.

A principio de año la Prensa local bromeaba con la necesidad que Toronto se mantuviera jugando por encima de los .500 de efectividad para poner tener una oportunidad de jugar en octubre, de cierta forma el equipo de la capital de Ontario lo ha logrado hasta el momento con récord de 21 ganados y 20 derrotas, sin embargo solo tres victorias en los últimos 10 encuentros avizoran un panorama nada alentador.

En la realidad los Yankees y Medias Rojas, como era de esperarse, lucen más fuerte que casi todos los equipos de la liga, por lo cual Toronto debe concentrarse en ese segundo puesto del comodín de la Liga Americana y quiénes pudieran ser sus rivales.

¿Quíenes serían los rivales para el segundo comodín?

Con una División Central débil, es probable que los Indios repitan como campeones, dejando a los Mellizos sin saldo necesario para competir por ese comodín, lo que nos deja la Divisón Oeste donde los Astros y Angelinos se van a emprender en una gran batalla por el banderín; es decir, el derrotado de esa pelea será el posible contendor de los Azulejos para ganar un puesto juego extra donde probablemente lo esté esperando o Yankees o Medias Rojas y que definirá al equipo que enfrentará al mejor récord de la Liga Americana en la primera ronda en octubre.

Tanto Angelinos como Astros superan a los Blue Jays en la mayoría de los renglones ofensivos y de pitcheo en la temporada. ¿Entonces? ¿Cuál es el propósito de seguir compitiendo si no se tiene una consistencia y una base sólida para crear un equipo que no solo pueda competir por el comodín sino también por el campeonato?

Asumiendo que Marcus Stroman consiga la forma de volver a su nivel (actualmente 0-5 con 7.71 de efectividad) que Tulowizki vuelva a un estado óptimo en cual pueda mejorar al equipo y que Donaldson saque 40 para la calle, los Blue Jays no tiene una nómina ni remotamente cercana al talento de Yankees, Medias Rojas, Astros, e Indios. Lo que si se tiene es talento joven y jugadores como Josh Donaldson que se pueden canjear por activos que hagan a la franquicia más competitiva a partir de la venidera campaña.

De acuerdo con MLB, los Azulejos tienen la 9na mejor granja de todos los 30 equipos de la liga, lo que significa, en teoría, que el talento joven tiene que ser desarrollado y se le debe dar oportunidad para que se acostumbren al nivel de trabajo exigido en grandes ligas.

El talento joven

Al día de hoy, Vladimir Guerrero Jr es el tercer mejor prospecto de todas las grandes ligas y por tanto el mejor prospecto de toda la organización canadiense, Guerrero hoy está bateando para .405 con seis jonrones y solo 12 ponches en 32 juegos en la sucursal AA de Toronto. Este talentoso jugador ocupa la tercera base y está claro que es el futuro de la organización pero pareciera que el hecho que Guerrero tenga sólo 19 años de edad significa que necesita “desarrollarse más…” Pero Manny Machado debutó a los 20 años de edad, Mike Trout debutó a los 19, misma edad con la que debutó Brycer Harper. Precisamente en los casos de Harper y Machado previo a sus debut venían de temporadas en las categorías A y AA con números por debajo a los que ha dejado Vladimir Guerrero JR. Entre 2012, cuando Harper ganó el premio de Novato del Año, y 2015 fue cuando este excelso jugador explotó todo su nivel y ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, El jugador de los Nacionales de Washington pasó tres años de su carrera desarrollándose como pelotero jugando precisamente en Las Mayores.

La necesidad de darle oportunidad a Guerrero Jr y a otros novatos de jugar en las mayores desde este año desde temprano, pasa por dos filtros, el primero consiste en liberarse de Josh Donaldson quien pese a que ha tenido un inicio lento, su valor de mercado sigue siendo alto y con la posibilidad de cambiarlo en la primera mitad de la temporada le agrega un incentivo, ya que si se espera al fin de la temporada de cambios, probablemente los equipos que estén fuera de contienda no quieran preguntar por su precio. El segundo filtro es la necesidad de asumir que en esta temporada los Blue Jays  no tiene un chance real de ganar el campeonato y el colocar a Guerrero en la antesala sin ningún tipo de presión lo hará más sencillo para que un pelotero joven de sus características se adapte a la liga.

Los que serán difíciles de vender

Algunos jugadores será casi imposible venderlos. Con los 23 millones de dólares que los Blue Jays le deben al unidimensional bateador designado Kendrys Morales entre esta y la próxima zafra, será difícil utilizarlo como pieza de cambio si el cubano no despierta ofensivamente. Troy Tulowitzki devengará 54 millones entre esta y las próximas dos temporadas y será titánica, por no decir imposible, la tarea si se quiere vender a este jugador que sólo estuvo presente en 66 juegos el año pasado y no ha debutado en 2018. Russell Martin cobrará 40 millones entre 2018 y 2019 y hay muy pocos equipos que tengan esa disponibilidad en sus arcas para un cátcher de características defensivas.

Colocando aun lado la marca de 3-7 en los últimos 10 partidos, el récord en contra de sus rivales de división es algo alarmante. De las 20 disputas en contra de equipos del Este de la Americana, Toronto sólo ha conseguido la victoria en ocho oportunidades, dejando un saldo de 8-12 en contra de Yankees, Orioles, Rays y Medias Rojas.

Las otras malas noticias para los Blue Jays

Josh Donaldson, quien ha tenido un inicio modesto (.230 AVG/ 105 OPS-PLUS/ 5HR) , estuvo fuera casi todo el mes de abril por molestias en su hombro derecho, mismo hombro que inscribió a Marcus Stroman en la Lista de Lesionados la semana pasada. La dupla de aces de la rotación del equipo canadiense entre Stroman y Sánchez apenas se combinan para una efectividad de 5.49 y sólo dos victorias y ocho derrotas. Russell Martin y Kendrys Morales apenas batean exactamente para .146. Troy Tulowitzki no se sabe cuándo va a regresar luego de haber entrado en pabellón el mes pasado. Aledmys Díaz, Steve Pearce y Randall Grichuk también están lesionados, Roberto Osuna fue removido del equipo por presuntamente agredir a su novia, Devon Travis fue enviado a las menores por no batear.

Las lesiones siempre dejan espacio para que nuevos jugadores, especialmente novatos, se muestren y se luzcan para que el equipo los tenga en cuenta luego que los propietarios de esas posiciones se reincorporen, dado es el caso de Teoscar Hernández, quien pese a no tener el aval de ser novato ya que disputó 41 partidos con los Astros en 2016, ha sido un bateador consistente y oportuno para los Blue Jays, ubicándose entre los tres mejores bateadores del equipo en los renglones ofensivos más importantes.

Yangervis Solarte, este jugador llegó a Canadá con la responsabilidad de ser un “utility” y hablando con el propio Solarte sobre su rol en el equipo, él me decía que iba a salir a hacer el trabajo en la posición y situación que lo necesitaran; y así lo ha hecho. El venezolano tras la lesión de Donaldson fue encomendado cubrir la antesala y batear en el 4to puesto de la alineación donde ha liderado al equipo en cuadrangulares con 9 y remolcadas con 23, tras la llegada del MVP de la Liga Americana en 2015, Yangervis fue puesto como camarero y desde entonces ha bateado para .200 con solo un jonrón y dos remolcadas en nueve encuentros.

El equipo de Toronto debe sincerarse y ver la temporada de una forma en que puedan sacarle mejor provecho a todo su talento de cara al futuro. Hay honor en jugar el partido del comodín, pero también hay honor en saber jugar el mercado y poder tomarte una temporada para construir un equipo más fuerte para 2019.


Like it? Share with your friends!

8 shares
Alexis Espejo

Venezolano amante del beisbol y los deportes, Comunicador Social egresado de la Universidad Monteávila, Ex-periodista del Diario Líder en Deportes y actual corresponsal de Meridiano Televisión en Toronto, Canadá.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *