Y en la segunda temporada en Inglaterra, llegó el título de Premier League para Pep Guardiola. La derrota del Manchester United 1-0 ante el West Bromwich Albion, sumado al triunfo del sábado 3-1 sobre el Tottenham Hotspur, le dieron el cielo al Manchester City, este domingo.

Con 87 puntos, Guardiola lideró al equipo más goleador y menos goleado del campeonato inglés. 93 dianas a favor, 25 en contra, 28 victorias, tres empates y dos derrotas… a falta de cinco jornadas para el final.

Un resultado inapelable, imponente.

Los citizens vencieron al Spur 3-1 en Wembley, con dianas de Gabriel Jesús, Ilkay Gündogan y Raheem Sterling. Descontó Christian Eriksen.

Pero la victoria no les garantizaba el título para la jornada 34. Les faltaba la derrota del rival de ciudad, el Manchester United de José Mourinho, que en la fecha anterior les había aguado la celebración con una remontada 3-2 en el Etihad Stadium.

West Bromwich, colista del torneo, ganó en Old Trafford gracias a una diana de Jay Rodríguez. El venezolano Salomón Rondón disputó los 90 minutos.

Sin festejos en el campo –aunque ya se realizará una caravana-, el City celebró en redes sociales la obtención de la quinta Premier League en su historia y tercera en la década.

Las claves del campeón

Para analizar el título del Manchester City, basta ver a sus principales figuras y a su técnico, Pep Guardiola.

Sergio Agüero se erigió en el líder anotador, con 21 tantos en 25 compromisos, aunque las lesiones mermaron su presencia en la recta final del torneo. El argentino pasa por uno de sus mejores momentos ofensivos.

El liderazgo de Vincent Kompany en la defensa es soberbio, pero también ha sido trascendental la labor del experimentado Nicolás Otamendi, con 32 compromisos jugados y cuatro goles anotados. El joven John Stones es una de las revelaciones en la zaga, con 16 partidos.

El brasileño Ederson Moraes se adueñó del arco ciudadano en detrimento del chileno Claudio Bravo.

En el ataque, además de Agüero han brillado jugadores como el brasileño Gabriel Jesús (10 tantos) y Raheem Sterling (17).

Las labores creativas de Kevin de Bruyne, David Silva e Ilkay Gündogan fueron la chispa necesaria para la obtención del torneo.

Y el cerebro de Josep Guardiola, que logró amalgamar a un equipo que dominó casi de principio a fin en el torneo.

¿La única deuda? Europa. Los más de 300 millones de euros invertidos no sirvieron para trascender en la Liga de Campeones. Habrá que esperar la siguiente campaña para ver si el equipo de Guardiola alcanza el objetivo.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Periodista marabino, aficionado a la historia.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *