En el año del Mundial de Rusia 2018, la violencia se ha hecho sentir en el fútbol europeo. Un mal que en el Viejo Continente parecía olvidado, regresó con fuerza en el momento más inoportuno.

Dos incidentes este domingo: fanáticos del West Ham y el Lille invadieron los campos de sus respectivos equipos, ambos reclamándole a sus jugadores por los malos momentos que los tienen coqueteando con el descenso.

Este mismo año falleció un agente de la policía vasca luego de un incidente entre ultras del Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú a las afueras de San Mamés. La seguridad en Rusia espera no ser vulnerada.

Se llega al debate de si la violencia en el fútbol europeo es un mal pausa y que puede explotar en la magna cita. ¿Estos hechos son un llamado de atención especial para la organización de la Copa del Mundo? ¿Se manchará el magno evento?


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).