Kemba Hudley Walker, nacido el 8 de mayo de 1990 en el Bronx, Nueva York, que pertenece a la plantilla de los Charlotte Hornets, siendo elegido en la novena posición del Draft de la NBA de 2011 por los antiguos Charlotte Bobcats. Desde ese día, para Kemba comenzaría su odisea.

Kemba Walker deslumbró en su llegada a la franquicia de Charlotte. Desde el primer momento consiguió hacerse con el lugar de base titular del equipo, promediando el primer año más de 12 puntos, 4’4 rebotes y 3’5 asistencias en los 66 partidos que disputó con un promedio en cancha de 27 minutos.

En su segunda temporada en la NBA, Kemba Walker, dio un paso más hacia su crecimiento disputando todos los encuentros de la temporada. Demostración de un gran físico. Además el trabajo durante el verano estaban dando sus frutos, Kemba no estaba dispuesto a volver a ser el hazme reír de la NBA. El base aumentó sus estadísticas hasta llegar a promediar casi 18 puntos, 5’7 asistencias, 3’5 rebotes y 2 robos en los poco más de 34 minutos por encuentro. A pesar de sus esfuerzos, el equipo no consiguió un gran número de victorias, pero sin llegar a ser el drama que fueron la temporada anterior. En ese año sumaron 21 victorias por 61 derrotas.

En la temporada 2013, el rumbo de la franquicia del norte de Carolina iba a sufrir un cambio radical. En verano Michael Jordan decidió contratar un nuevo entrenador y el elegido fue Steve Clifford que venía de ser asistente la temporada anterior de los Orlando Magic finalistas de la NBA.  También ayudó al cambio de dinámica la llegada de uno de los mejores centers de la NBA en aquel entonces, Al Jefferosn.

Estas dos personas han marcado un antes y un después en la trayectoria profesional de Kemba Walker. El base ha pasado de ver como estaba en un equipo sin ningún tipo de aspiración a llegar a disputar posiciones de Playoffs las siguientes temporadas. En la temporada 2013/2014 Kemba Walker vio como sus números se mantenían respecto a la temporada anterior, pero esta vez veía como sus estadísticas servían al equipo para ganar. Promedió casi 18 puntos, más de 6 asistencias y 4 rebotes en casi 36 minutos que se mantuvo en la cancha por encuentro. Lo más importante fue que el equipo consiguió alcanzar la octava posición de la conferencia, lo que supuso disputar los primeros Playoffs para Kemba Walker. El equipo consiguió pasar de las 21 victorias la temporada anterior a ganar 43 esa mima temporada. Aunque fueron barridos en primera ronda por los Miami Heat de Lebron James y Wade, la experiencia para Kemba Walker fue increíble.

La temporada 2015/2016 era un completo enigma para la franquicia a principios de temporada. El equipo venía de una temporada en la que las aspiraciones de convertirse en un equipo importante de la Conferencia Este se venían a pique tras el fiasco del fichaje de Lance Stephenson. Parecía que todo el camino ascendente de la temporada anterior se derrumbaron con esa contratación. Sin embargo, el año pasado fue una de las mejores campañas realizadas por la franquicia. Tras un inicio de curso dubitativo debido a lesiones de piezas clave como Nico Batum o Al Jefferson, el equipo consiguió obtener grandes resultados a partir de febrero. Gracias a estos resultados el equipo se consiguió colocar quinto y acceder a Playoffs.

En los Playoffs si no llega a ser por un monumental Dwyane Wade y el poderío en la pintura de Hassan Whiteside, el equipo hubiese accedido a segunda ronda por primera vez desde la temporada 2001/2002.

Las mejores noticias durante la temporada no fueron los logros clasificatorios obtenidos, sino la irrupción definitiva de Kemba Walker como uno de los bases más determinantes de toda la liga. El base lideró y mantuvo al equipo en largos tramos de la temporada donde el equipo veía que muchos jugadores importantes se encontraban en la enfermería. El base colgó el equipo a sus espaldas y demostró su valía. Sus promedios en temporada regular fueron de 21 puntos 2’2 asistencias y 4’4 rebotes en 35’6 minutos por encuentro.

Tristemente en 2017 se lesionò, aunque pasó por el quirófano con éxito, se sometió a una artroscopia en la rodilla izquierda. Pero eso no fue impedimento para que, en la temporada presente brillara como nunca.

En esta presente temporada a sido el valuarte de los Hornets, siendo la cara del equipo, sin embargo con muchos rumores de cambio, recibió la noticia de que jugarà su segundo All Star Game en sustitución de Kristaps Porzingis.