La victoria de Antonio Conte sobre Jose Mourinho, o lo que es igual, del Chelsea sobre el Manchester United, el camino cada vez más triunfal del City de Pep Guardiola, el tropiezo del Nápoles en Verona, y nuevos triunfos del Barcelona y del Bayern Múnich, han destacado en el fin de semana europeo.

Conte y Mourinho, desde luego, no son amigos. Los duelos de sus equipos se convierten también por ser disputas dialécticas entre ambos. Lo mismo aconteció estos días en los previos del Chelsea-Manchestr United, el vigente campeón ante un firme aspirante al título. Y ambos buscando no descolgarse del City.

El partido, los tres puntos, el orgullo del técnico, se lo llevó el Chelsea, que con un gol del español Álvaro Morata (m.55) mató a los «Red Devils», curiosamente el equipo donde todo hacía indicar este verano que iba a ir el exmadridista.

Horas antes, el Manchester City prosiguió con su paseo triunfal. La víctima esta vez fue el Arsenal (3-1); eso sí con polémica arbitral incluida. Y es que el 2-0 llegó con una muy discutido penalti, ejecutado luego por el argentino Sergio «Kún» Agüero (m.50, penalti); y el 3-1 obra del joven brasileño Gabriel Jesús en fuera de juego previo de David Silva.

Con todo ello, el City sigue sin perder, líder, y ampliando su ventaja: ocho puntos al United y al Tottenham, que se impuso al Crystal Palace (1-0), con nueve sobre el Chelsea.

El Calcio recobra emoción. Pinchó el líder Nápoles, que no pasó del empate sin goles en su visita al Chievo Verona, lo que permite recortar a un sólo punto su desventaja al Juventus Turín, que sufrió para derrotar en la capital piamontesa a un colista Benevento (2-1), único equipo en Europa de la liga principal de cada país sin haber sumado aún punto alguno.

Incluso, el Benevento se permitió meter miedo a los seguidores juventinos, llegando al descanso con un favorable 0-1. En la segunda mitad, remontaron el argentino Gonzalo Higuain (m.57), en racha goleadora, y el colombiano Juan Cuadrado (m.65).

Perdió la opción de ser colíder el Inter de Milán, que cedió un empate casero con el Torino (1-1), con gol interista a once minutos del final. Ahora es tercero, a dos puntos del Nápoles.

El Barcelona de Ernesto Valverde sigue infalible. No preciso de una noche mágica de Leo Messi, que cumplió su partido 600 como barcelonista, para derrotar al Sevilla (2-1), con dos tantos de Paco Alcácer, y reafirmar su amplia ventaja en el liderato.

El juego barcelonista no es exquisito (salvo Messi), pero si robusto, despiadado, y sigue sin perder en liga, tras once jornadas. A cuatro puntos está el Valencia, la gran revelación, que ganó al Leganés (3-0) y tampoco sabe lo que es perder.

Más alejados, a ocho puntos, están los dos eternos rivales madrileños. El Real Madrid, tras sus dos derrotas consecutivas (Girona en Liga española; y Tottenham en Liga Europa), resolvió ante Las Palmas (3-0) con una gris primera mitad y una segunda de neto dominio madridista, que subió el ritmo.

Al Atlético de Madrid le bastó un zapatazo del joven ghanés Thomas, en el minuto 91, para llevarse los tres puntos en su visita al Deportivo Coruña, en un partido plano del equipo de un «Cholo» Simeone que «castigó» al delantero francés Antoine Griezmann sustituyéndole (m.80) con el partido por decidirse y dar entrada al defensa uruguayo Giménez.

En Francia todo sigue igual en las cinco primeras posiciones. La variación es que el París Saint Germain no precisó de Neymar. lesionado, para golear a domicilio al Angers (0-5), pues Mbappe y Edinson Cavani se bastaron y sobraron, con un doblete cada uno.

A cuatro punto del PSG sigue el Mónaco, que no tuvo piedad del Guingamp (6-0), con dos tantos del argentino Guido Carrillo y uno del brasileño Fabinho (penalti).

Y, por fin, se reencuentra con la victoria el Lille del técnico argentino Marcelo Bielsa, penúltimo clasificado y que no ganaba desde la primera jornada. Diez después (tiene en medio una aplazada) ganó en Metz (0-3).

En la Bundesliga sigue su curso el «efecto Heynckes». Desde que llegó, por cuarta vez, al banquillo del Bayern de Múnich el equipo no sólo ha recuperado el terreno perdido, sino que es líder, y destacado.

Lo rubricó este sábado ganando a domicilio el «duelo grande» ante el Borussia Dortmund (1-3), equipo que está en «la cuesta abajo». El holandés Arjen Robben (m.17), el polaco Robert Lewandowski (m.37) y el austríaco David Alaba (m.67), pusieron un amplio 0-3, que sólo maquilló el español Marc Bartra casi al final (m.88). La distancia ante ambos ahora es de seis puntos.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).