El Real Madrid confirmó en Montilivi que dista mucho de su mejor versión y con su derrota ante el Girona (2-1) se deja otro ‘pedazo’ de Liga, al quedar ya a ocho puntos del Barcelona cuando tan solo se han disputado diez jornadas.

Los tropiezos en el Santiago Bernabéu le habían complicado el arranque liguero notablemente. Tan solo la fiabilidad en sus desplazamientos había permitido al conjunto de Zinedine Zidane minimizar la sangría ante un Barcelona prácticamente infalible.

El triunfo del equipo azulgrana en el nuevo San Mamés le situaba de nuevo con la obligación perentoria de no fallar en Girona y los pupilos de Zidane en esta ocasión no respondieron. Su situación en la Liga, aunque queda mucho por delante, es más que preocupante en cuanto a la lucha por el título.

Ni siquiera supo rentabilizar el hecho de adelantarse pronto por medio de Isco Alarcón (m.12), al aprovechar un rechace del guardameta a un tiro de Cristiano Ronaldo. Y no lo hizo porque se encontró un Girona ambicioso, que, con sus señas de identidad, no se rindió.

Justo antes Pablo Maffeo había mandado un balón a la madera. Antes del descanso Portu volvió a hacerlo. Eran claros síntomas de lo que estaba ocurriendo en el césped. El Girona no solamente dominaba tácticamente el encuentro sino que además no merecía ir perdiendo ante un Real Madrid anodino, sin chispa y sin acierto.

Encontró el premio el conjunto de Pablo Machín tras el descanso, y eso que un remate de Benzema al inicio del segundo tiempo podía haber significado el 0-2 de no haber sido porque la defensa lo sacó bajo palos.

En el espacio de cuatro minutos (m.54 y 58), el uruguayo Christian Stuani y Cristian ‘Portu’ firmaron la remontada del Girona. El Real Madrid no tuvo capacidad de respuesta. Con todo el equipo muy apagado, tan solo Isco lo tenía claro, pero los jugadores locales se manejaron bien y lograron un triunfo histórico que deja en trece la racha de partidos ganados del Real Madrid en Liga fuera del Bernabéu.

Pese a todo esto, para Zinedine Zidane no parece tarea imposible recuperar la senda de la temporada pasada. «Perdemos tres puntos y quedamos a ocho (del líder, el Barcelona), pero sabemos que esto lo podemos levantar», ha declarado Zidane.

En este sentido, el entrenador del conjunto blanco ha asegurado que no está preocupado por el rendimiento del equipo: «La Liga es muy larga, aun queda mucho».

El preparador francés ha reconocido, eso sí, que a su equipo le ha faltado hoy «un poco de concentración» para imponer su ley en Montilivi, que ha vivido una jornada histórica con el triunfo del Girona en su temporada de estreno en Primera División.

«El fútbol son detalles y el primer gol del rival ha venido de una jugada en la que no hemos estado muy concentrados», ha indicado Zidane, quien ha negado, no obstante, que a sus jugadores les haya faltado intensidad: «Han dado la cara y se han esforzado hasta el final».


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).