Por segunda ocasión en sus últimas tres temporadas, el primer base de los Detroit Tigers Miguel Cabrera no terminará con 100 o más empujadas. Además, será la tercera vez en sus últimas cinco campañas que no juega al menos 150 partidos. Por si fuera poco, desde 2008 (.292) no terminará con promedio por encima de .300. Con estos indicios cabe preguntarse:

¿Está entrando el venezolano en el declive de su carrera?

Las lesiones han estado aquejando a Cabrera desde el 2015. A pesar que el año pasado jugó 158 compromisos, el inicialista estuvo en acción incluso lesionado, peligrando incluso su notable carrera de 15 campañas.

Desde el 2003 hasta el 2014, el bateador derecho promediaba .320, 39 dobles, 32 jonrones, 114 impulsadas, 97 anotadas, .396 porcentaje de embasados y .960 de OPS en 152 partidos por temporada.

​En sus últimas tres campañas, sin embargo, Cabrera tiene .302, 27 dobles, 24 cuadrangulares, 81 remolcadas, 69 anotadas y 134 encuentros disputados por año. A pesar que el porcentaje de embasados (.388) y OPS (.893) bajó significativamente, sus estadísticas han decaído dramáticamente.

Con 34 años de edad pareciera que comenzó la curva descendente del venezolano. Aunque no es el primero que vive algo similar. A Albert Pujols también le sucedió. En el caso del dominicano, desde el 2010 no batea sobre .300, tres de sus últimas siete campañas ha remolcado 100 o más carreras (está a cuatro rayitas esta temporada de superar la barrera).

Es algo normal en la carrera de cualquier pelotero, sin embargo, Miguel Cabrera nos venía acostumbrando a grandes exhibiciones año tras año, dejando claro que es uno de los mejores bateadores de las Grandes Ligas.

El tiempo y las lesiones no dan tregua. De suceder algo extraordinario o sobrenatural la próxima temporada, pudieramos presenciar números similares o hasta más bajos en la hoja de vida de Cabrera.


Like it? Share with your friends!

Eddy Marin

Periodista, campeón centroamericano de natación.