Si la Supercopa de España es un adelanto de la temporada que está por arrancar, el Real Madrid tiene muchos motivos para sonreir y al Barcelona le sobran razones para para preocuparse.

Los merengues no solo alzaron el título, sino que ratificaron que viven un momento dulce que se alarga de las dos pasadas campañas, en la que ganaron la Liga de Campeones de manera consecutivo y se hicieron con el trono del campeonato doméstico.

Un 2-0 contundente fue el resultado de la vuelta en el Santiago Bernabéu, que ratificó lo hecho en el Camp Nou en el que sacaron un 1-3 que encaminaban todas las acciones.

Aún con la ausencia del sancionado Cristiano Ronaldo además de tener estelares como Casemiro y Gareth Bale en el banquillo, Real Madrid hizo el trabajo en el primer tiempo con goles en sus dos tramos.

Abrió el marcador Marco Asensio, quien le puso cifras definitivas al encuentro de vuelta, con un impecable zapatazo que dejó helado a Marc-André Ter Stegen y su poca reacción con la parábola que tuvo el balón.

El dominio de los locales fue absoluto. Barcelona estaba en estado de shock y las respuestas no llegaban ofensivas ni defensivas aparecían.

Sobre el minuto 40, Marcelo hizo uno de sus acostumbrados desbordes y centró a media altura, donde apareció Karim Benzema y le ganó a su compatriota Samuel Umtiti, de floja reacción, y al darse la media vuelta definió para el 2-0.

Con los blaugranas necesitados de marcar cuatro goles, pero incapaces de siquiera descontar, el partido transcurrió en calma para los blancos.

Zinedine Zidane logra el séptimo título, en menos de dos campañas completa, lo que le pone a la par de Vicente Del Bosque como el tercer técnico más ganador del Madrid.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).