Un siglo después, los Chicago Cubs son Campeones de la Serie Mundial

La noche de ayer miércoles, los Chicago Cubs hicieron historia al ganar la Serie Mundial de las Grandes Ligas, ante los Cleveland Indians tras 108 años sin levantar un título. Los Cachorros ganaron el séptimo juego 8 carreras por 7, después de estar 1-3 abajo en la serie consiguieron ganar tres seguidos para consagrarse campeones.

Fuimos testigos de uno de los mejores séptimos juegos en un clásico de otoño, con grandes momentos principalmente a la ofensiva, decisiones tácticas costosas de ambos managers, inmensas emociones y un resultado que acabó con la famosa maldición de la cabra que existía desde 1945.No solo fue el mito de la cabra, también un gato negro y el famoso aficionado Steve Bartman, quedaron guardados en los archivos de la ciudad de los vientos.

En un juego de varios cuadrangulares, donde cada uno de ellos significarían un punto de inflexión, en el propio primer inning, Dexter Fowler en apenas el cuarto picheo de Corey Kluber, inició el sueño de los Cubs bateando un jonron para abrir el marcador, luego en la quinta entrada el joven segunda base Javier Báez también desaparecería la pelota del parque para aumentare el marcador a favor de los Cachorros 4-1.

En una noche inédita, donde pithcers como Corey Kluber, Andrew Miller y Aroldis Chapman fueron bateados con facilidad. Por su parte el abridor de los Cusb, Kyle Hendricks tuvo una gran actuación permitiendo apenas una carrera limpia en casi 5 innings, Maddon trajo a relevar en el quinto capítulos a Jon Lester, que con dos en bases lanzaría un wild pitch permitiendo la anotación de dos carreras para los Indios.

Luego en el sexto el careta David Ross, que entró en acción junto a Jon Lester para recibir sus lanzamientos, conectó por todo el centro del campo un cuadrangular para aumentar la ventaja de su equipo 6 a 3. Pero en el octavo tras un doblete de Brandon Guyer y ante los lanzamientos del cubano Aroldis Chapman, Rajai Davis despertaría a toda la ciudad de Cleveland con un cuadrangular al izquierdo para empatar las acciones a 6 carreras.

LLegando la media noche en Progressive Field y se necesitarían entradas adicionales para definir al campeón, pero no solo eso, también llegaría la lluvia que obligó a sacar la lona y demorar el séptimo partido de esta Serie Mundial durante 20 minutos, para agregarle mas drama y emoción como si fuera un libreto de Hollywood.

Pasada la lluvia llegaría el momento de acabar con la sequía, Rizzo recibió boleto intencional con el cubano Albert Almora corriendo en segunda base, Ben Zobrist pegó doble por la raya del jardín izquierdo para mandar la carrera de la ventaja al plato. Acto seguido Russell también recibió base por bola y el venezolano Miguel Montero, tercer catcher de los Cachorros en el encuentro, bateó sencillo al jardín izquierdo con las bases llenas, que impulsó la octava carrera de Chicago.

Las ocho carreras de Chicago fueron impulsadas por ocho jugadores diferentes, por supuesto, otro récord para un juego 7 del clásico

Para cerrar el décimo nuevamente Rajai Davis responde a la presión, ante los lanzamientos del joven Carl Edwards Jr. Faltando un solo out para el título, Maddon trae a Mike Montgomery para enfretar a Martínez, que batearía un rodado por tercera y Kris Bryant se combinaría con el inicialista Anthony Rizzo para sentenciar la victoria y depués de tanta espera la ciudad de los vientos pueda celebrar un campeonato de Serie Mundial.

Luego de 10 entradas de apasionante béisbol, los Cachorros de Chicago derrotaron 8 carreras por 7 a los Indios de Cleveland para darle el primer campeonato a la organización en 108 años. Fue un compromiso que lo tuvo todo: errores, batazos oportunos, controversia y una emoción que duró hasta el último out del juego.

COMPARTIR