Nicolás Brussino busca lugar con los Mavericks

DALLAS, TX - SEPTEMBER 26: Nicolas Brussino #9 of the Dallas Mavericks poses for a portrait during the Dallas Mavericks Media Day held at American Airlines Center on September 26, 2016 in Dallas, Texas. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. (Photo by Tom Pennington/Getty Images)

DALLAS — Nicolas Brussino sabe que está ante la oportunidad de su vida.

El basquetbolista argentino fue contratado por los Dallas Mavericks para mostrar en pretemporada si es capaz de jugar en la NBA.

Brussino busca a partir de esta semana un lugar con los Mavs rumbo a la campaña 2016-17 del mejor baloncesto del planeta.

“Mi expectativa es medirme con los mejores jugadores para ver en dónde estoy, qué tengo que mejorar y fortalecer”, dijo Brussino, de 23 años. “Es un proceso de prueba y eso es lo que estoy viendo en estos primeros días que estoy acá”.

Brussino tiene cuatro años de experiencia profesional; los primeros tres con el club Regatas Corrientes y el pasado con el Peñarol, luego de que se inscribió en el draft 2015 de la NBA, sin que ningún equipo se interesara por sus servicios.

El argentino dijo que aún desconoce las tareas exactas que el entrenador en jefe de los Mavericks, Rick Carlisle, y el resto de sus asistentes pretenden de él, pero que está dispuesto a hacer lo que sea para conseguir un lugar en el equipo.

“Todavía no he hablado mucho con él (Carlisle)”, comentó. “Pero sé que ellos quieren que juegue mi tipo de juego, que haga lo que yo sé, sin tratar de demostrar de más, que tenga confianza, que juegue mi basquetbol”.

“Ellos el día de mañana me va a decir qué necesitan de mí”, agregó.

Brussino, de 6-7 d e altura y 216 libras de peso, no habla inglés. Durante el día de prensa de los Mavs, el pasado lunes, tuvo que recibir ayuda de traductor.

Pero para su buena fortuna tiene al menos un par de compañeros que pueden ayudarle con ambos idiomas, español e inglés, durante los entrenamientos, e incluso en su vida diaria, sobre todo el veterano guardia puertorriqueño José Juan Barea.

“Estuve hablando con él (Barea)”, dijo Brussino. “Desde que llegué me recibió muy bien, así que estoy muy contento con él. Me explicó básicamente cómo es aquí con los Dallas Mavericks”.

“Me está ayudando mucho igual que otros, estoy muy agradecido con él”, agregó.

Otra de los apoyos que tendrá cerca será el del estrella de los San Antonio Spurs, Manu Ginóbili, con quien convivió de cerca durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, como seleccionados argentinos.

“Me ha dado muchos consejos”, mencionó sobre Ginóbili. “Pero básicamente que demuestre para qué estoy. Que labore día a día, que aproveche esta oportunidad porque no es algo que cualquiera tenga todos los días”.

Brussino se consideró un jugador versátil que puede jugar en diversas áreas de la cancha, con su principal fortaleza en sus disparos de campo, consciente de que tendrá que dar mucho en todos los aspectos para conseguir estar en la plantilla que abra temporada el 26 de octubre en Indianápolis contra los Pacers.

Por lo pronto, este sábado Brussino y los Mavericks se estrenarán en la pretemporada contra los New Orleans Pelicans.

“Es un sueño estar aquí”, reconoció. “Todavía no caigo, me cuesta un poco. Pero día a día trato de asimilar esto, que soy uno más, que recién empiezo, pero que estoy al lado de jugadores campeones y de tantos años en la NBA”.

“Es algo impresionante, así que disfrutando de la experiencia”, añadió Brussino, quien portará el número “9” en su nuevo jersey de los Mavericks.

COMPARTIR