Los Cubs empatan la Serie Mundial y van a casa

Por segunda noche consecutiva el excelente picheo y la ofensiva temprana en el juego fueron las claves, pero esta vez favoreció a los Cachorros de Chicago que derrotaron 5-1 a los Indios de Cleveland.

En una noche fría en la ciudad de Cleveland, los Cubs, se impusieron ante los Indias 5 carreras por 1, para igualar la Serie Mundial a una victoria por lado y además quitarle la ventaja de localía al equipo del estado de Ohio.

La clave fundamental para esta victoria de los Cachorros fue la labor del abridor Jake Arrieta, que no permitió ni hits ni carreras en cinco entradas y un tercio, la única carrera de los Indios fue sucia tras un wild pitch del derecho en la sexta entrada. La actuación sin permitir un hit de Arrieta, se ha convertido en la mejor marca en la historia de las World Series, desde que el pitcher de los Mets Jerry Koosman silenciara los bates rivales durante seis inning en 1969.

world_series_cubs_indians_baseball-c6172_20161027014805-ktbe-u411371042406l4h-980x554mundodeportivo-web

Después de la salida de Arrieta del partido, poco pudieron hacer los Indios con el excelente desempeño del relevo de Chicago, primero fue Mike Montgomery, que solo permitió dos hits y de los 6 outs que sacó, 4 fueron por la vía del ponche. El lanzador estrella Aroldis Chapman, salió en el octavo capítulo a buscar 4 out y sellar la victoria de los Cubs.

La ofensiva de los Cachorros también hizo su parte, liderada por el factor X Kyle Schwarber, que fue integrado al roster de esta Serie Mundial para cumplir la labor de bateador designado y hasta ahora esta respondiendo. Schwarber se fue de 4-2 remolcando dos carreras y anotando una. El resto de anotaciones de los dirigidos por Joe Maddon, vinieron por un doble en la primera entrada de Anthony Rizzo, quien pisó home tras un triple de Ben Zobrist en la quinta.

Por su parte la derrota de los Indios significó el primer revés de Terry Francona en Serie Mundial, su ofensiva no estuvo ni cerca de la actuación del juego 1, siendo víctimas del gran picheo que ofreció Chicago, conectaron apenas 4 hits y se poncharon en 12 ocasiones. Por Cleveland el lanzador abridor fue Trevor Bauer, que a pesar de no presentar problemas con su dedo, cargó con la derrota, permitiendo 6 hits, dos rayitas y otorgó par de boletos en tres entradas y dos tercios.

La serie ahora se muda mañana viernes al Wrigley Field de la ciudad de Chicago, donde se jugará por primera vez desde hace 71 años un partido de Serie Mundial.

Chicago con esta victoria aseguró disputar los tres partidos en casa, pero con la serie empatada a uno, tres victorias seguidas para cualquier novena, significaría no regresar a Cleveland y coronar al campeón de la Serie Mundial 2016 en la ciudad de los vientos.