Importancia de la dieta en la vida de un deportista

Una dieta equilibrada y saludable podría ser la clave de un excelente rendimiento deportivo y un estado físico óptimo.
Ahora repasaremos 3 aspectos fundamentales que no debes olvidar si el deporte forma parte de tu vida.

Alimentación

150211234810_sp_varied_breakfast_624x351_thinkstockSi haces deporte o no lo haces, tu dieta debería ser equilibrada y sana para procurar todos los nutrientes que tu organismo necesita.
No obstante, la dieta de una persona que entrena al menos una vez al día varía en distintos aspectos al de una persona sedentaria.
En primer lugar, no puedes olvidar que al practicar deportes frecuentemente, tu cuerpo gastará más energía que cuando apenas realizas ejercicios o cuando no haces ningún tipo de deporte.
Sabido esto, de tener un peso saludable y no quieres perder grasa corporal, deberías consumir más alimentos para mantener tu peso.
El nutriente más importante para un deportista son los carbohidratos, fuente de energía esencial para el sistema nervioso central y el cerebro.

Los carbohidratos son almacenados en forma de glucógeno en el hígado y músculos, pero estas reservas son pequeñas y es necesario consumir regularmente carbohidratos para mantenerlas siempre en un óptimo nivel.

Cuidado, unas reservas bajas en glucógeno podrían reducir el rendimiento e incrementar el riesgo de lesiones.

Consume alimentos ricos en carbohidratos como el pan, la pasta, arroz, cereales y patatas para incrementar tu consumo de energía y así tener energía suficiente para tus sesiones de entrenamiento.

Elige las versiones integrales de los alimentos y come patatas sin quitarles la piel.
Incluye alimentos con grasas esenciales como los frutos secos, el pescado graso y las semillas.
No olvides que los alimentos ricos en proteína como lo son el pescado, la carne, los huevos o los productos lácteos, necesarios para desarrollar y reparar el tejido muscular.

Nota: las proporciones de carbohidratos y proteínas requeridas podrían variar dependiendo del ejercicio o deporte, por lo que es recomendable consultar primero con un profesional cualificado.

Hidratación

Hidrataci4nLa hidratación es también un importante punto en la vida de un deportista.
De no prestarle atención suficiente, podría influir de forma negativa en el rendimiento físico.
Es por ello, que es fundamental comenzar el ejercicio bien hidratado, y para ello debes consumir agua regularmente durante el día.

Una vez comenzado tu entrenamiento, la cantidad de agua que necesitarás durante la sesión, dependerá de la cantidad de agua que pierdes a través de la sudoración.
Esto variará de una persona a otra, y también dependerá de la duración e intensidad de la sesión, así como también de otros factores medioambientales.

En casi todas las formas de deporte o ejercicio que de una hora de duración, beber agua para la hidratación suele ser suficiente.

No obstante, en sesiones de mayor prolongación, donde sean requeridos más líquidos y energías, una bebida deportiva con carbohidratos y electrolitos podría ser muy útil.

Horario de comidas

ensalada-pesaIntenta dejar un espacio de una a cuatro horas entre tu última comida o snack y la siguiente sesión de entrenamiento.

Tu cuerpo necesita tiempo para consumir los alimentos y absorber los nutrientes que le proporcionas, y esto variará en función de la cantidad de alimentos que consumas.

De disponer solo de una hora para comer antes de comenzar tu entrenamiento, elige una comida o tentempié rico en carbohidratos, bajo en grasas y con una cantidad moderada de proteína.

Alimentarse y nutrirse de forma adecuada después de terminar los ejercicios, también es importante para la recuperación.
Una recuperación correcta es vital para la prevención de bajones de energía a mitad de semana y para conseguir reparar y aumentar los músculos.

Si entrenas más de una vez al día y tienes menos de 8 horas entre sesiones, intenta consumir bebidas o alimentos ricos en carbohidratos y proteína durante los 30 y 60 minutos posteriores a tu primera sesión.

De entrenar solo una vez o tienes más tiempo para la recuperación, come tan pronto como puedas después de terminar el entrenamiento.

Ahora que sabes todo, ¡manos a la obra!

COMPARTIR