Golpeada, pero con opciones, la defensa de los Cowboys

SAN FRANCISCO – Si las lesiones en la ofensiva de los Dallas Cowboys tienen sin dormir a muchos de sus aficionados, la defensiva tampoco está exenta de preocupaciones.

Los Cowboys desconocen con certeza si su esquinero Orlando Scandrick podrá alinear este domingo contra los San Francisco 49ers por lesiones musculares en las corvas de ambas piernas. El linebacker Andrew Gachkar está lastimado del cuello y el ala defensiva Jack Crawford tiene molestias en el cuello; ambos cubren huecos creados por los suspendidos Rolando McClain, DeMarcus Lawrence y Randy Gregory.

En equipos especiales, su mejor jugador, Jeff Heath, sufre de la rodilla izquierda.

“Los Cowboys tienen una defensiva bien entrenada, que conoce el sistema sin importar quiénes son los que están en el campo ejecutando”, dijo el coordinador ofensivo de los 49ers, Curtis Modkins. “Tienen jugadores en buen nivel, que tal vez son menos conocidos”.

Una de las grandes ventajas en este momento para los Cowboys es que han visto el resurgimiento del esquinero Morris Claiborne, seleccionado sexto global en el 2012. Entrenadores de Cowboys y 49ers coinciden en que Claiborne vive su mejor arranque de temporada desde que llegó a la liga.

“Me siento sano. Esa es la principal diferencia”, dijo Claiborne. “Tengo confianza en que puedo hacer las jugadas. Me estoy divirtiendo de nuevo en el campo y no siento presión”.

Los Cowboys también han visto el surgimiento del novato Anthony Brown, seleccionado en la sexta ronda del draft, quien la semana anterior, igual que en la pretemporada, dio una buena exhibición.

El tackle Terrell McClain está jugando a buen nivel en la línea y el cambio de Tyron Crawford como ala defensiva izquierda parece surtir buen efecto.

“Tienen jugadores rápidos y agresivos”, mencionó Modkins. “Marinelli (coordinador defensivo) mueve bien a sus jugadores y hace muchos cambios durante el juego. Eso ayuda a que se mantengan frescos. Muchos están contribuyendo”.

El crónico problema de los Cowboys es la falta de presión al mariscal de campo. Dallas tiene cinco capturas en tres partidos y sólo dos intercepciones.

“Vamos contra un equipo que sólo tiene dos capturas”, dijo Marinelli. “Tenemos que ver la manera de estar sobre su quarterback o tendremos una noche larga. Los quarterbacks y los receptores en esta liga son muy buenos si les das tiempo para jugar”.

COMPARTIR