Atlético de Madrid una misión casi imposible

Dos días después de la gran victoria del Atlético de Madrid en Holanda, en partido de Champions League contra el PSV, llegó una noticia menos buena para todos los colchoneros: “Simeone y el Atlético han alcanzado un acuerdo para reducir en dos temporadas el contrato que les vinculaba hasta 2020 y que en la actualidad finaliza en junio de 2018”, pudimos leer todos.

Personalmente me quedé muy tranquilo: reducirán el contrato pero tenemos al gran Cholo por lo menos dos años más al mando del equipo. Esta noticia, así, nada tiene que ver con lo que Simeone dijo en aquel día horrible para todos los colchoneros: “Es momento de pensar”.

Ése sí que fue un momento preocupante por doble motivo: el primero era la pesadilla de poder perder al Cholo, el segundo era saber qué entrenador podría sustituirlo. Para la gran mayoría de los técnicos sería un orgullo entrenar al Atlético, pero después del éxito sin precedentes que ha conseguido Simeone en estos años sólo los mejores del mundo, que son muy pocos, están a la altura de entrenar al equipo rojiblanco: la huella del Cholo será eterna, y el técnico que llegue tras su salida tendrá para rellenarla una misión casi imposible.

Por esta razón, después de la frase de Simeone en Milán me he hecho esta pregunta muchas veces: ¿qué técnico top mundial se atreve y tiene el coraje de entrenar al Atlético de Madrid después del Cholo? Simeone terminó con mi preocupación cuando dijo que seguía al mando del equipo y felizmente me quedé sin respuesta, pero aun así me tendré que hacer nuevamente algun día esta misma cuestión incómoda. Espero que sea como mínimo dentro de diez años.

En cuanto al partido, el mítico Vicente Calderon recibía al Sporting, que estaba haciendo un inicio de Liga excelente y que llegaba a Madrid con la moral por las nubes. Los tres puntos se antojaban superimportantes para los rojiblancos, ya que supondrían lograrían la tercera victoria consecutiva y además serían una auténtica inyección de moral para el proximo partido con el Barcelona: lo que nadie esperaba es que se consiguiera prácticamente en los cinco primeros minutos, con los goles de Griezmann y Gameiro. Al Atlético es muy difícil remontarle un resultado así y de hecho el choque acabó en goleada. Con Simeone. Un triunfo más.

COMPARTIR